Hoy en día es común que los niños regresen de la escuela con tarea para hacer en casa y aunque esto es motivo de discusión entre padres e hijos para que se haga bien y a tiempo, es importante tener en cuenta que la tarea sirve para reforzar los conocimientos que se aprendieron en la clase.

Es por eso, que no es correcto hacerle la tarea a nuestros pequeños y, aunque te sientas cansada después de un largo día con tus propias tareas, es importante encontrar el ánimo para ayudar a tu pequeño a que la realice con gusto.

Con estos prácticos consejos, te será más fácil sacar el mayor provecho del momento que compartas con tu hijo a la hora de la tarea.

  • Una actitud positiva de tu parte ayudará a tu hijo a cumplir con su obligación de forma natural.
  • Es importante que reconozcas el valor de las tareas en el aprendizaje y tengas paciencia para ayudar a tu pequeño.
  • Con responsabilidad podrás hacer que tu peque vea las tareas como un beneficio para él más que una obligación sin sentido.
  • Así como tienes horarios para las comidas y la hora de dormir, es importante que después de la escuela, fijes una hora para empezar a hacer la tarea.
  • Hazle sentir confiado en que te puede preguntar algo que no entienda para que le ayudes a resolverlo más no a realizarle por completo la tarea.
  • Trata evitarle cualquier tipo de distracción para que no se tarde más de lo necesario, ya que provocaría que se aburra y no quiera terminar.
  • Revisa lo que hizo y asegúrate de que el trabajo está completo. Esto es una forma sencilla de demostrarle tu interés.

Recuerda que para poder aprovechar lo aprendido, es importante que antes de empezar la tarea, tu pequeño haya descansado un poco, se haya alimentado y que haya jugado, para que habiendo liberado el estrés del día, consiga guardar en la memoria de largo plazo el aprendizaje que adquirió en la escuela.