Después de una noche en la que tu pequeño durmió como angelito, ha sido mucho tiempo desde que ingirió su último alimento, así es que su cuerpo y su cerebro requieren un desayuno completo para iniciar el día con toda la energía, para seguir con un sano crecimiento, descubriendo el mundo que le rodea.

Como bien sabes, el desayuno es considerado la comida más importante del día ya que es el combustible que necesita el organismo para un correcto funcionamiento, y sobre todo, si se trata de los pequeños, ya que además de estar en una etapa de crecimiento, están en constante movimiento: juegan, corren, saltan y un sin número de actividades más propias de su edad, lo que hace que tengan un gasto energético mayor.

¡Prepara el desayuno Ideal!
  • Un desayuno adecuado para tu peque debe incluir proteínas, las cuales se encuentran en los alimentos de origen animal como el huevo, el queso y la leche.
  • En la edad en la que se encuentra tu pequeño es recomendable que tome una leche de crecimiento diseñada para su etapa, que además de calcio le ofrezca las vitaminas y minerales que necesita para su buen desarrollo físico y mental.
  • También incluye cereales, preferentemente integrales. Puede ser una porción de pan o una galleta de avena.
  • Por último, agrega en el menú fruta fresca, la cual aporta vitaminas, energía y líquidos. Intenta variar cada día los colores y sabores así tu peque no se aburrirá.

Recuerda que los niños necesitan energía continuamente y la mañana es una hora crucial; aprovecha este momento para compartir en familia y con calma.